archivo

Archivos diarios: abril 12, 2010

Cada uno tendrá su experiencia personal en el salto del mundo estudiantil al profesional. En mi caso, noté un cambio muy importante, no sólo en lo que a nivel de conocimiento se exigía, sino también a nivel de las relaciones interpersonales no ya sólo con los compañeros sino contra la otra parte del tablero: los proveedores, los usuarios, etc…

Creo que también tuvo bastante que ver que he tenido una vida bastante fácil, salvo en el año antes de comenzar a trabajar, donde realmente se produjo un punto de inflexión que modificó mi manera de ver el mundo, no varió mi carácter pero sí me di cuenta de muchas cosas, tal vez de demasiadas.

Mi vida profesional se ha centrado como ya sabéis los lectores asiduos de este blog en la organización en la que trabajo, antes estuve casi seis meses de becario en una importante empresa del sector TIC, que si bien me sirvió de rodaje y me dió la oportunidad de conocer personas de las que he aprendido muchísimo, no resulta significativo en relación al tiempo que llevo en mi organización y al nivel de responsabilidad que también he tenido en ella.

Si bien, fui adquiriendo competencias de forma progresiva noté muchísimo el salto y tardé bastante en darme cuenta dónde estaba, desde entonces hasta hoy sigo aprendiendo y me siguen sorprendiendo cosas (para bien y para mal), lo mismo cuando eso no ocurra decida marcharme.

La informática profesional es un juego de intereses, no sé si en Silicon Valley será otra cosa, pero en lo que he tenido la oportunidad de conocer, es eso. En cierto modo es lógico, porque las empresas y personas que trabajamos en esto lo hacemos por dinero. No obstante dentro del tablero de juego, cada cual mueve su ficha de acuerdo a su forma de entender el mundo y del rol que desempeña en cada momento.

Mi forma de entender todo esto está en intentar asimilar que detrás de cada profesional hay una persona y que al final el desempeño de cada uno es el equilibrio entre su vertiente profesional y personal y que ese valor extra o adicional que aporta cada individuo no se hace desde el prisma profesional, sino desde el personal, ya que por muy profesional que sea una persona, el compromiso va más allá de su sueldo.

Digo lo de asimilar porque al final somos seres emocionales y además yo no soy ningún robot, me equivoco, me enfado, soy testarudo y no siempre me es posible establecer esa conexión de la que hablo. Las claves para tener éxito en el trabajo son muchas, de hecho si las conociera, tal vez tendría más pasta o no estaría escribiendo este blog, pero desde mi punto de vista aquellas personas que consiguen involucrar a los demás más allá del ámbito profesional de manera fluida tienen muchos puntos ganados.

La informática profesional es complicada y en muchas ocasiones desagradecida, pero lo que nos dedicamos a esto conocemos lo que es y nos gusta, independientemente de que muchas veces nos preguntemos en qué estaríamos pensando el día que decidimos trabajar en esto.