archivo

Archivos diarios: mayo 14, 2010

El software como servicio (SaaS: Software as a Service) es una aplicación más de la orientación al producto, sólo que en este caso el producto o productos se encuentran en unos servidores que el proveedor tiene en la nube (por lo que pueden ser suyos o alquilados) y el negocio se centra en arrendar el uso de las aplicaciones y herramientas a los posibles clientes.

Este alquiler puede hacerse por regla general siguiendo criterios temporales (se alquila la utilización del software durante X meses), por criterios de volumetría (se alquila por número de transacciones, almacenamiento, etc…) o una combinación de ambos. Eso sí, el cliente no sólo se asegura la utilización del software, sino que también demandará un determinado nivel de servicio. Es posible que el proveedor ponga a disposición del cliente un menú de ANS para que éste elija (y pague) en función de las necesidades que tenga.

En el software como servicio el cliente, por tanto, se limitará a hacer uso de él, debiéndose exclusivamente de preocupar porque se cumpla el nivel de servicio por el que se está pagando. Esto supone una gran ventaja sobre todo en aquellos casos donde tener una herramienta de las características de la que se va a utilizar instalada en una infraestructura propia puede ser muy costoso o imposible, en función del tamaño, líneas de negocio, facturación, etc… que tenga el cliente.

También el proveedor tiene sus ventajas, ya que su objetivo es cumplir el ANS y al cliente le dará en cierto modo igual como lo consiga. Por tanto, si se lo propone podría tener externalizado desde el alojamiento de las aplicaciones hasta la administración de los sistemas que las sustentan o la atención a usuarios (si también se ofrece este servicio de manera complementaria al producto), pudiéndose centrar en el desarrollo y evolución de los productos y en la actividad comercial y de marketing. Esta flexibilidad, permite obtener un margen razonable incluso ofreciendo los servicios a un precio muy competitivo.

También hay casos en los que el software como servicio se ofrece de forma gratuita a los clientes, este es caso por ejemplo de WordPress, que me permite publicar este blog sin que yo tenga que pagar un solo euro. ¿Qué gana Automattic con esto? Pues la posibilidad por ejemplo de que adquiera alguna de las mejoras que ofrece. También me permite ser un grano de arena dentro de la multitud de personas que utilizamos sus servicios, algo que la empresa puede explotar para vender otro tipo de servicios o para tener un mejor posicionamiento en el mercado.