La importancia del estado de ánimo

El estado anímico puede ser un plus o una carga, en función de si es bueno o malo. Somos seres humanos, uno puede ser duro como una piedra o frío como el hielo, pero independientemente de la imagen que se pueda dar, el estado anímico se lleva dentro y afecta.

Si el estado de ánimo es bueno, las dificultades parecen más sencillas, los escalones se empequeñecen y lo que es cuesta arriba se va acercando más al llano.

Si el estado de ánimo es malo, lo sencillo se complica, los escalones parecen montañas y lo llano se hace cuesta arriba.

El estado anímico está ahí y lo alimenta infinidad de variables, a todo el mundo no le afecta por igual, pero todos convivimos con él.

Tanto si hoy te encuentras anímicamente bien como si te encuentras anímicamente mal, piensa que sólo eres un ser humano y como tal, estás sentado en el tobogán de la vida, lo que hace que unas veces estés arriba y otras abajo. Los buenos y los malos momentos vienen y se van y de ambas circunstancias se tiene que aprender, para que los buenos momentos duren cada vez más (y se disfruten también más) y que los malos momentos duren cada vez menos (y que nos afecten también menos).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: