archivo

Archivos diarios: junio 21, 2010

En la consecución de metas y objetivos, lo realmente valioso y entretenido es el camino que discurre desde el punto de salida a la meta. Es en ese proceso donde tenemos que enfrentarnos a dificultades, a circunstancias que no conocíamos, a situaciones que no nos gustan, a aprender cosas nuevas y a descubrir aspectos positivos que nos permiten seguir creciendo.

Llegar a la meta es superar todo lo anterior y adquirir el conocimiento que nos ofrecen los retos, las equivocaciones, darnos cuenta de que hay mucho más de lo que teníamos en mente, por ese motivo, muchas veces cuando se llega a alcanzar un objetivo no nos parece suficiente, porque realmente la satisfacción, la plenitud no se consigue una vez conseguida la meta, sino que se consigue en cada etapa del camino que lleva hasta la misma.

Ese inconformismo del ser humano, esa continua necesidad de seguir aprendiendo cosas nuevas, vivir experiencias y en definitiva seguir creciendo es lo que nos arrastra a seguir marcándonos nuevos objetivos y metas. Esto explica que queramos más y más y que una vez que alcancemos un hito, nos planteemos cuál será el siguiente al que queremos llegar.

No todos somos iguales, hay quienes tienen el deseo de seguir creciendo y otros que consideran que se lo tienen que tomar con más calma o bien que hasta donde han llegado es suficiente. Todo eso me parece respetable, ya que cada cual debe ser libre para elegir cómo debe ser su proceso de desarrollo personal y profesional, así como para establecer cuál debe ser el ritmo a seguir.

Personalmente me gustan los retos, vivir el proceso, no se trata de inconformismo, no es eso, sino de las ganas de seguir incrementando mi ignorancia, ya que cuanto más aprendo, más me doy cuenta de lo ignorante que soy.