archivo

Archivos diarios: junio 28, 2010

Ya he comentado en diversas ocasiones lo importante que resulta la comunicación para que un proyecto de desarrollo de software salga adelante. La falta de comunicación provoca malos entendidos y hace que se tengan que cubrir los huecos sin información por interpretaciones por parte de los desarrolladores o de los responsables del proyecto.

Estas interpretaciones, por mucha experiencia que se tenga y por la mejor voluntad que se ofrezca, suelen fallar en la mayoría de los casos, ya que los usuarios suelen pensar diferente y tener otro tipo de necesidades que las que imaginan los desarrolladores, que por regla general somos bastante creativos, estando esta creatividad en muchas ocasiones de espaldas a la realidad de lo que los usuarios necesitan.

La comunicación tiene que ser fluida entre gestores de proyecto, equipo de proyecto y usuarios y también entre cliente y proveedor. Hay que evitar en la medida de lo posible dar cosas por sabidas, salvo que sean obviedades, no hay que tener miedo a preguntar todas las veces que sea necesario si hay alguna duda o algo no se entiende, mejor preguntar, mejor parecer pesado que tomar caminos equivocados, ya que lo primero no cuesta dinero y lo segundo sí y en ocasiones mucho, tanto para el cliente como para el proveedor.

Informar es más fácil de lo que parece, poner una copia en un correo simplemente a efectos informativos, comentar un detalle que puede tener cierta importancia, reunirse de vez en cuando para ver cómo va todo, llamar por teléfono o escribir un correo cuando se tiene una duda, etc…

La información o comunicación entre los participantes en un proyecto de desarrollo de software no asegura que compile, sea fácil de mantener o que funcionalmente sea correcto, pero desde luego que incrementa las posibilidades de que lo que al final se obtenga se parezca a lo que se quiere y se reduzcan los malos entendidos, los cuales a su vez solo traen problemas.