archivo

Archivos diarios: julio 1, 2010

Lo he comentado en varios artículos de mi blog: La mejor forma de fidelizar clientes es que con tus proyectos no lleguen a tener conciencia de lo que son los marrones. ¿Por qué? Pues porque con proyectos que tengan con otros proveedores probablemente sí los tendrán, les agotarán, les causarán estrés, conflictos y precisamente estas circunstancias son las que tienden a evitarse, ¿por qué pasar malos ratos cuando es posible sacar el mismo trabajo sin sufrir ese desgaste?.

Para reducir los marrones, sé proactivo, entiende al cliente, cuáles son sus expectativas, implícate en el proyecto, respeta los plazos, respeta los estándares de calidad del mismo, desarrolla con calidad, si tienes que negociar una reducción o modificación del alcance o un incremento en la cantidad asignada al mismo, no lo hagas gratuitamente, sino que expón argumentos objetivos, entendiendo la realidad del cliente, el cual lo mismo no puede atender dichas peticiones.

Si surgen problemas en el desarrollo, muestra todo el interés en solucionarlos, si surgen problemas en la entrega, lo mismo, si surgen problemas en los primeros meses de vida del producto, también. Cuesta más tirar del carro uno solo, si le ayudas al cliente a tirar de él, lo agradacerá.

Como es lógico, hacer desaparecer los marrones en todos los proyectos es algo quimérico, lo que quiero indicar es que hay que intentar reducir dicho impacto sobre el cliente, para que éste tenga la seguridad de que si surge cualquier problema va a tener un respaldo eficiente para solventarlo, porque quien le respalda entiende que lo más importante es sacar el proyecto hacia adelante.