archivo

Archivos diarios: julio 7, 2010

Siempre es posible hacerlo mejor y por tanto el desarrollo de software no puede estar de espaldas a eso.

Sea cual sea el resultado del proyecto, nos daremos cuenta de que hemos cometido errores. No somos infalibles, es más, es mucho mejor darnos cuenta que nos hemos equivocado que pensar que todo ha sido un éxito, porque lo primero es algo que está acorde con la realidad y lo segundo una quimera.

No quiero decir que todos los proyectos sean un desastre, algunos lo son, otros no y en medio hay toda una gama de posibilidades y en cualquiera de estos casos hemos podido hacer más.

Entonces, ¿por qué no ha ido como queríamos? Un proyecto de desarrollo de software es el resultado de muchos factores, la suma de muchas variables. A veces nos damos cuenta de cosas, otras no, a veces tomamos decisiones equivocados, otras no, a veces el viento sopla a favor y otras en contra. Todo esto es humano y forma parte de nuestro aprendizaje, nos pasa a nosotros y a cualquiera que se dedique a nuestra profesión (y en general a cualquier otra).

A posteriori todo es más fácil, pero no por ello ventajista. Analizar cómo ha ido todo es fundamental para intentar obtener conclusiones que nos ayuden en un futuro a intentar hacer las cosas mejor y el primer paso para conseguirlo es hacernos la pregunta de por qué no lo hemos hecho mejor.