archivo

Archivos diarios: julio 8, 2010

Yo por lo menos lo veo así, tal vez porque lo mucho o poco que he conseguido hasta ahora me ha costado mucho trabajo.

No descarto que haya personas que de manera fácil consigan el éxito, de la misma manera que hay personas a las que la lotería puede cambiarles la vida. Pero no son tantos casos como podemos pensar. Estoy seguro que la mayoría de las personas que conozco directa o indirectamente que han conseguido el éxito les ha costado más que lo que puede parecer.

Un ejemplo muy sencillo lo podemos tener por ejemplo en los futbolistas, cierto es que ganan muchísimo dinero, cierto también que empiezan en muchos casos a ganarlo desde muy jovenes, pero hay que tener en cuenta que muchos de ellos llevan jugando al fútbol desde los diez años o antes y que se han llevado practicándolo muchos años hasta que han llegado donde han llegado. También hay que pensar en cuántos llegan de todos los que empiezan, teniendo también en cuenta que seguro que por el camino se quedan muchos que pueden tener iguales o más condiciones que los que llegan.

Lo comentado con los futbolistas, que era el ejemplo más fácil, es extrapolable a muchas más profesiones, ¿cuántos escritores no encuentran el éxito hasta que han escrito una serie de libros?, ¿cuántos han tenido que recorrer editorial tras editorial hasta que le han aceptado publicarlo?, ¿cuántas horas han tenido que dedicar hasta conseguir el éxito?.

El éxito tarda en llegar. Yo no mido el éxito por el dinero que se puede llegar a ganar, sino que considero éxito conseguir los objetivos que uno se marque y eso no tiene por qué ser necesariamente el dinero o por lo menos no lo único.

El éxito es un camino de largo recorrido y esa es la mentalidad con la que creo que hay que ir a por él, las prisas no llevan a ningún sitio orque la distancia al éxito sigue siendo la misma. Hay que tener paciencia y trabajar pensando en conseguir lo que se quiere. Los edificios se construyen ladrillo a ladrillo, nuestros objetivos también se consiguen paso a paso.

También hay que tener en cuenta que el camino no es el mismo para cada uno, no hay que dejar de creer en los sueños si otro lo consigue antes que tú, de igual forma que no hay dos personas iguales, no hay dos sueños iguales ni tampoco dos circunstancias iguales.

Los objetivos que cuesta conseguir, saben mejor y además, se puede disfrutar más del proceso hasta lograrlos.