archivo

Archivos diarios: julio 23, 2010

Para que los proyectos salgan adelante o una organización cumpla sus objetivos es necesario sacar el máximo provecho posible de sus activos. No hacerlo es como dedicarse a coleccionar vales de descuento y no utilizarlos.

Los activos no son solo los recursos humanos en sus múltiples vertientes (esfuerzo, talento, compromiso, productividad, etc…), sino determinados logros que se han conseguido: productos, proyectos realizados con éxito, imagen, capacidad de atraer atención, posicionamiento en el mercado, etc…

Hay organizaciones que seguro que sacan auténtico petróleo de sus activos y esto le supone una ventaja competitiva respecto a aquellas que no consiguen desarrollarlos tanto. Además, desde mi punto de vista, poner en el escaparate lo que luce, pemite distraer la vista de lo que no luce.

Sacar el máximo provecho de los activos es sólo una variable más que determina el éxito de una empresa, de un proyecto o incluso de una persona, pero dado que los activos están ahí y ha costado mucho esfuerzo conseguirlos, ¿por qué no intentar obtener de los mismos el máximo rendimiento posible?.