Archivo

Archivos diarios: julio 26, 2010

Cuando la deuda técnica de una aplicación es lo suficientemente grande lo mejor es, si se disponen los medios adecuados, aceptar que ha habido un error importante y volver a hacer la aplicación, teniendo ahora todas las precauciones posibles para que bajo ningún concepto se vuelva a producir el mismo problema.

Seguir huyendo hacia adelante es tirar el dinero, ya que el coste de los mantenimientos se multiplica y hacer cualquier cambio se convierte en un suplicio ya que el software se seguirá deteriorando y en consecuencia la posibilidad de que surjan efectos colaterales se incrementa todavía más (si cabe) y la deuda técnica seguirá creciendo (más líneas de código = más complejidad ciclomática y además dado que probablemente existirán problemas de acoplamiento, al no atacarse directamente en lugar de disminuir, seguirán creciendo).

Habrá veces donde la imposibilidad presupuestaria impida empezar de nuevo, en este caso no queda otra que seguir remendando, con el peligro de que la bola se haga cada vez mayor y tengamos un sistema por tanto cada vez más grande y en consecuencia más caro de hacer desde el principio, lo que incrementará las posibilidades de que se siga sin disponer de dinero para afrontar el proyecto, y así sucesivamente.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 3.200 seguidores