Si hoy algo no te sale bien, tal vez si lo intentas mañana te salga mejor

Muchas veces nos enredamos en un problema e invertimos mucho tiempo y esfuerzo intentando encontrar una solución, hasta tal punto que nos empeñamos en resolverlo sin mirar el reloj y sintiéndonos cada vez más presionados por nosotros mismos.

Precisamente, cuando llegamos al punto en que nos da coraje no encontrar la respuesta es cuando pienso que hay que recoger los bártulos y volver a intentarlo mañana u otro día. Aunque creamos que no, nuestra mente seguirá trabajando en el asunto y probablemente cuando lo volvamos a intentar se nos ocurrirán cosas nuevas que no llegamos a probar en el intento anterior.

Otro aspecto que es importante considerar es la importancia de aquello que pretendemos arreglar y que no damos con la clave y los trabajos que podríamos estar haciendo y que tenemos parados porque nuestra atención está en ese otro problema. Salvo que sea algo de extrema urgencia y que requiera que tengamos todos nuestros sentidos en ello (si somos objetivos, pocas tareas merecen ese calificativo), no hay que olvidar que tenemos otras tareas, algunas de las cuales además pueden ser cuello de botella para que otras personas puedan continuar con su trabajo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: