Somos un universo pero no el centro de él

Vivimos en una roca, dentro de uno de los cientos de miles de millones de sistemas que conforman una galaxia mediana como es la Vía Láctea. Esa es nuestra realidad, en comparación con el universo tal vez un grano de arena en el desierto tenga más relevancia que nosotros.

Por tanto cada uno de nosotros somos pequeñas gotas de agua en este inmenso océano del que todavía se desconocen la mayoría de sus secretos.

Las evidencias por tanto nos invitan a pensar que cada uno de nosotros no somos el centro de nada que no seamos nosotros mismos y cualquier otra apreciación es errónea. Nada gira alrededor nuestra, más allá de nuestros pensamientos, nuestros sentimientos, todo el conjunto de cualidades que hacen que seamos como somos.

Pero eso pasa con respecto al universo externo, es decir, todo aquello que no somos nosotros y que se rige por distintas leyes. En nuestro universo, dentro de nosotros mismos, somos infinitos y si en él existe equilibrio nuestra relación con el exterior será mucho más fluida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: