archivo

Archivos diarios: octubre 3, 2010

Si pensamos que algo no va a salir bien o no va a servir para nada nos estamos creando una carga que afectará a nuestra productividad por muy buena voluntad que tengamos.

Esto implica que la productividad está ligada a que creamos en lo que estamos haciendo. No quiero decir con esto que si no nos lo creemos nos convirtamos en improductivos sino que muy probablemente nuestra capacidad de producción no estará próxima al nivel que podamos dar en ese momento concreto del tiempo (la productividad no es una constante pese a que forme parte de la persona y hayamos adquiridos habilidades con el paso del tiempo y con nuestra capacidad de aprendizaje, sino que se puede ver afectada por otros factores, tanto externos como internos).

Si no creemos en algo es complicado revertir esta opinión, sin embargo es posible reducir su impacto si tenemos en cuenta lo siguiente:

– Tal vez pensemos que la tarea no va a servir para nada, que está abocada al fracaso o que los resultados que se prevén no sean buenos y además probablemente nuestros presagios sean ciertos pero, en la mayoría de los casos, siempre se puede extraer algo positivo de todo, como por ejemplo que la simple demostración tanto de si estábamos equivocados o no supone un aprendizaje. También hay que tener en cuenta que en el proceso de realizar la tarea probablemente aprendamos algo nuevo (además de lo anterior) ya sea en el aspecto técnico, de gestión, de relaciones interpersonales, etc…

– Probablemente estemos trabajando en equipo y los pensamientos individuales que tengamos no tienen por qué afectar al colectivo. Si yo fallo parte del engranaje de la maquinaria falla, puede ser más o menos relevante, pero no resulta justo con los demás que están trabajando conmigo en el proyecto.

– Desde el plano personal, no podemos dejar que un proyecto o una tarea en la que nos creamos pueda afectar a nuestra trayectoria en la organización. Se ha trabajado mucho para llegar hasta donde hemos llegado como para dejar que un aspecto puntual interrumpa nuestra progresión (recordemos que la memoria de las empresas es muy a corto y medio plazo y que un mal resultado en el presente puede pesar más, aún siendo muy injusto, que otros logros en el pasado. Sobre esta mentalidad cortoplacista estoy totalmente en desacuerdo ya que me parece tremendamente insatisfactoria para todas las partes, pero lo señalo porque desgraciadamente en muchos sitios se funciona así).