archivo

Archivos diarios: octubre 12, 2010

Siempre que sea posible los mantenimientos de los sistemas de información tienen que basarse en objetivos, es decir, en una serie de requisitos funcionales y no funcionales que el sistema tiene que verificar (también pueden incluirse incidencias relacionadas con mantenimiento correctivo una vez que se ha sobrepasado el período de garantía).

Existirán casos en los que pueda aplicarse una solución mixta y contratar un porcentaje del mantenimiento en bolsas de horas (la proporción dependerá del contexto del sistema: estabilidad del sistema, número de usuarios, tiempo de respuesta necesario, etc…).

Habrá otras circunstancias, como las que indiqué en el artículo de los mantenimientos basados en bolsas de horas que no permitirán o no aconsejarán un mantenimiento orientado a objetivos.

En este tipo de mantenimientos además de los objetivos es necesario establecer la política de entregas, es decir, si se van a ir tratando grupos de requisitos por paquetes o si por el contrario se va a realizar una única entrega (mi recomendación es que si las características del programa y los requisitos lo permiten, el número de entregas sea el mayor posible (siempre dentro del margen de lo razonable) ya que los usuarios y el proceso o procesos implicados tendrán antes los cambios (y se solucionarán antes determinadas carencias), el proceso de pruebas funcionales y de paso a producción será más sencillo y será más fácil detectar y solucionar posibles problemas en la entrega), habrá que priorizar las mismas, establecer los plazos tanto para la entrega de cada una de ellas, como de los diferentes hitos de revisión asociados, así como el acuerdo de nivel de servicio (siempre que sea posible es necesario que las partes tengan claras las reglas del juego y las consecuencias de incumplir en plazos, calidad, etc…).

Los mantenimientos por objetivos son a precio cerrado (o al menos, deberían serlo) por lo que los clientes nos centraríamos en el cumplimiento del nivel de servicio y no por la posible productividad o falta de la misma del equipo de desarrollo.