Archivo

Archivos diarios: octubre 15, 2010

Cuando se te encasilla de una determinada manera y se extiende esa idea es complicado salir de ahí, tanto si la fama que se te ha dado es buena como si es mala y tocará convivir con ellas bastante tiempo.

Es más fácil perder la buena fama que la mala, pero como dije antes una vez que te ven como una serie de metadatos ya rellenos, mucho tiene que cambiar la situación para hacer que te vean de otra forma.

A veces la fama nos la creamos nosotros mismos pero el factor externo influye también mucho ya que quien publicita y extiende la fama son precisamente los demás y mucha gente sin conocerte, simplemente siguiendo lo que se comenta contribuye a seguir propagando tu fama.

Desde el punto de vista personal nos debería dar exáctamente igual la consideración que se tenga de nosotros, ya que al ser algo externo no podemos controlarlo y puede ser objeto de frustración intentar revertir la situación. Cada cual es como es y si hay cosas que ha hecho mal o que ha hecho bien y que le han propiciado una determinada fama pues poco más se puede hacer que seguir siendo uno mismo, habrá gente a quien le guste lo que hacemos y a quien no y seremos nosotros mismos los que sufriremos las consecuencias de nuestros actos, por ese motivo tenemos que ser consecuentes y actuar en conciencia, si nos equivocamos que sea porque creemos en lo que estamos haciendo y no por intentar contentar a los demás.

Evidentemente no tenemos las llaves de todas las puertas y el tener buena o mala fama en según qué ámbitos nos puede ayudar a abrirlas o puede contribuir a que nos la cierren, habrá ocasiones donde ni siquiera nos den la oportunidad, para bien o para mal, de que podamos influir en ello. Nada podremos hacer en esos casos, en cualquier caso ellos se lo ganan o ellos se lo pierden, más allá de eso estamos nosotros mismos y si nos quieren conocer que lo hagan y actúen en función de su perspectiva y si creen que ya nos conocen pues camino que llevan ya andado, lo cual no quiere decir que sea en la dirección correcta.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 3.200 seguidores