archivo

Archivos diarios: octubre 18, 2010

Otra confusión muy típica entre términos la tenemos entre el mantenimiento evolutivo y el mantenimiento perfectivo.

Cuando hablamos de mantenimiento evolutivo lo hacemos en base a unas modificaciones en los requisitos que sirvieron de base para la construcción del sistema o la incorporación de otros nuevos (ampliación del sistema) independientemente del tamaño de estos cambios con respecto al conjunto de la aplicación.

En el caso del mantenimiento perfectivo lo que se pretende es sacar brillo a lo que ya está hecho (mejorar la calidad), es decir, refactorizar alguna parte de la aplicación para hacerla más mantenible o más eficiente, hacer modificaciones en el modelo de datos (y en consecuencia en la aplicación) con los mismos objetivos, reestructurar alguna pantalla o conjunto de pantallas para que los usuarios puedan realizar sus tareas de una manera más efectiva, etc…

Todos nos hacemos esa pregunta cuando iniciamos un nuevo proyecto en el trabajo o en la vida, pero, ¿realmente importa que nos la hagamos?, porque por mucho que nos pongamos a pensar en las distintas posibilidades que pueden pasar no podremos conocer la respuesta.

Sí sabemos dónde estamos hoy, sí que conocemos la aventura que vamos a comenzar, sí que tenemos en mente a dónde queremos llegar, dentro de nosotros se encuentra todo el conocimiento y experiencia adquiridos en el pasado, pero lo que es cierto es que desde este origen hasta ese destino y en este contexto el camino no tiene por qué ser necesariamente fácil (tampoco por qué ser difícil) y por supuesto no estará señalizado.

¿Qué será? no lo sabemos, pero lo importante es que sí conocemos lo que es hoy y lo que nos gustaría que pasara, también somos conscientes de que si no se da el primer paso nos quedaremos como estamos, para bien o para mal. Para mi es determinante que de entrada se crea en lo que se va a hacer, después podrán salir las cosas o no, pero si desde un principio nos ponemos trabas haremos que todo sea más difícil.

En cualquier caso, salga el proyecto para adelante o no, siempre tendremos la oportunidad de haber aprendido tanto de los errores como de los éxitos (se aprenden más de los primeros que de los segundos) y no es ese un equipaje escaso para el futuro.