archivo

Archivos diarios: octubre 19, 2010

Hace unos días terminé de leerme el libro “¿Por qué somos cómo somos?” y me ha parecido una lectura totalmente recomendable. Punset es un excelente divulgador y hace bastante ameno e inteligible un libro que podría resultar, dada la temática que trata, complejo en algunos de sus capítulos.

A través del libro podemos apreciar como buena parte de nuestra conducta es el resultado de nuestra propia fisiología y del contexto cultural en el que nos encontramos, para explicarnos esto hace un recorrido desde la formación de nuestro planeta, las primeras etapas de la vida en la Tierra hasta llegar a algunas funciones básicas de los seres humanos como el lenguaje, la comunicación, la memoria, las relaciones, la reproducción y los sentimientos. Todo ello con opiniones de expertos en cada una de las materias que se tratan exponiendo en algunos casos diversos puntos de vista sobre un mismo tema, con el objeto de que conozcamos diversos enfoques y que seamos nosotros mismos los que saquemos nuestras propias conclusiones.

Como no podría ser de otra forma el libro no da una solución a ¿por qué somos como somos? porque entre otras cosas no se ha alcanzado un nivel de conocimiento suficiente como para descifrar esa ecuación, no obstante todos los retazos que deja nos permite comprender por qué funcionamos de una determinada manera en algunos aspectos de nuestro comportamiento.

Me parece muy interesante la parte donde habla del cerebro plástico y de la capacidad que tenemos de poder “entrenar” áreas concretas del mismo en función de las actividades que realicemos y que esa posibilidad se tiene desde etapas muy tempranas de nuestra existencia.

Podríamos decir que nuestra propia anatomía es como un gran ordenador y que los cambios culturales en el ser humano y nuestro propio contexto cultural formarían parte de nuestro sistema operativo, no constituyen el núcleo pero sí que condicionan algunos aspectos de nuestro comportamiento hacia dentro de nosotros mismos y hacia fuera.

Independientemente de que aspectos fisiológicos y culturales nos sitúen en un camino concreto somos nosotros mismos los que podemos instalar los programas que regirán nuestro comportamiento, al final, elegimos nosotros y eso es lo más importante.

En la vida diaria también ocurre así, cuando tomamos decisiones siempre lo hacemos basados en el contexto de una determinada situación y esas circunstancias influyen en el rango de decisiones que podemos tomar, pero al final la que se elige es el resultado de una selección personal nuestra.