archivo

Archivos diarios: noviembre 1, 2010

El administrador de sistemas americano, Doug Linder, comentó que: “Un buen programador es aquel que siempre mira a ambos lados antes de cruzar una calle que tiene un único sentido”.

Me parece una cualidad excelente para un programador que no dé las cosas por sentado, que no piense que todo lo que está desarrollando va a funcionar a la primera y que, por tanto, no hay que revisar constantemente lo que se está haciendo. Para entregar un buen trabajo, hay que probar, hay que depurar y así hasta que se tenga una seguridad de que lo que se ha hecho funciona.

Puede parecer que se trata de una exageración, pero no lo es, uno de los principales problemas de los programadores es que no prueban lo suficientemente bien lo que están haciendo (puede haber otros problemas relacionados con aspectos técnicos de calidad del código, eficiencia, productividad, etc… y que como es lógico hay programadores que tienen pocos defectos y otros que tienen muchos más), de hecho, ¿quién no conoce casos donde se han hecho una serie de clases que se han entregado y ni han compilado o qué compilando empiezan a fallar por todos lados? y esto es algo que no solo sufrimos los clientes, sino que también sufren los compañeros del equipo de proyecto que tienen que enfrentarse a esas desaplicaciones cuando tratan de integrar módulos del programa o hacen una revisión previa a la entrega del cliente.

¿Qué se pueden escapar cosas? Es lógico que no se consigan detectar todos los problemas, pero es absolutamente necesario intentar encontrar y solucionar todos aquellos que sean posibles, ya que el esfuerzo y coste de corregirlos en etapas posteriores del desarrollo es mucho mayor.