archivo

Archivos diarios: noviembre 2, 2010

Se considera una variable importante dentro de la motivación de los empleados la posibilidad de hacer carrera dentro de la organización y de sentir que están haciendo progresos en la misma. Con el objeto de dar esas sensaciones, muchas empresas de desarrollo de software han convertido la carrera profesional en una escalera con muchísimos escalones, de manera que parezca que se están haciendo progresos en la misma y para corroborarlo, cada vez que se sube algún escalón, se asocia una mejora salarial.

La idea me parece buena aunque en el fondo, solo sea una ilusión, ya que lo mismo da que te lleves dos o tres años para subir de analista programador a analista, subiendo escalón a escalón que subiendo de golpe.

Me parece una buena idea porque quita en gran medida la sensación de estancamiento, ya que aunque sea lentamente, parece que vas hacia arriba. Sentir que no progresas puede ser un factor que afecte directamente a la motivación y transitivamente a la productividad, sobre todo si piensas (acertada o erróneamente) que merecerías seguir escalando puestos en la organización.

La facilidad para hacer carrera o no dependerá del tamaño de la empresa a la que pertenezcas, ya que las grandes, precisamente por eso ofrecen muchas más oportunidades. En las pequeñas, se llega antes a tener la sensación, una vez que se alcanza un determinado puesto de que ese es el tope máximo que se va a alcanzar allí salvo que varíen muchos las cosas.

El haber llegado dentro de una organización al tope de la carrera profesional que puedes desempeñar en ella afectará a la motivación siempre y cuando ese puesto al que hayas llegado no te llene profesionalmente y/o la remuneración percibida por el mismo sea la suficiente para llevar el nivel de vida que deseas y sea acorde con el trabajo y responsabilidad asociada. Si uno siente que merece y/o necesita más, tendrá que plantearse marcharse a montañas que te permitan escalar más alto.

No obstante, como ya he tratado en otros artículos, no hay que plantear la carrera profesional de un empleado en un sentido estrictamente vertical, ya que lo mismo eso no es lo que desea y además puede ser perjudicial para la organización. Si se tiene un programador muy bueno y además quiere seguir desempeñando ese tipo de tareas, aunque sea con un mayor grado de responsabilidad y en proyectos de mayor complejidad, ¿por qué no permitírselo?, ¿por qué no pagarle acorde a su valía?, ¿para qué enfocar su carrera hacia tareas más funcionales o de gestión si lo que más le gusta y dónde más rinde es en la vertiente más técnica?. Esto a las empresas les cuesta muchísimo más verlo y no conozco muchos casos donde realmente se aplique.