archivo

Archivos diarios: noviembre 3, 2010

El negocio del desarrollo de software es vertiginoso, a un proyecto le sigue otro y siempre con la presión de cumplir los plazos marcados e intentar conseguir los mayores beneficios posibles. Esto ha sido así, es así y será así, tal vez en ocasiones se trabaje en proyectos más cómodos, pero es poco realista pensar que siempre se va a estar en esas condiciones (no digo con ello que sea imposible).

Este ritmo hace complicado que en medio del desarrollo de un proyecto o al final de otro se tome la decisión de reflexionar sobre cómo van las cosas, sobre todo si existe la sensación objetiva (a ser posible) o subjetiva de que el proyecto no marcha bien. Esta reflexión, esa puesta en común, no debe ser solo a nivel de jefe de proyectos y gerente, sino que debería contemplar a todo el equipo de proyecto, esto es así porque los que mandan pueden darse cuenta de algún error de gestión y/o de funcionamiento del equipo de trabajo y tomar decisiones, pero si no se involucra al equipo será más complicado que se capte el mensaje y se perderá la opinión de primera mano de los que se están peleando día a día en el proyecto.

¿Supondrá esto un parón en el proyecto? Puede que se pierdan unos días, pero merecerá la pena, ya que dará una oportunidad a reconducir el proyecto.

No tiene por qué funcionar siempre ya que dependerá sobre todo de la voluntad de todo el equipo de sacar el proyecto adelante, de ser constructivos, de saber reconocer errores y de ser conscientes que para sacar el trabajo adelante es necesario que cada en el rol que le toque jugar ponga todo de su parte.