archivo

Archivos diarios: noviembre 7, 2010

El desarrollo de software es una carrera de fondo, tras un proyecto (o varios en los que puedes estar trabajando en paralelo), vienen otros, después otros y así sucesivamente, en medio de todos están las vacaciones (independientemente de la fórmula elegida para disfrutar de ellas).

Nadie es capaz de mantener un ritmo de velocista o mediofondista de forma muy prolongada, quien es capaz de llevar esto al extremo al final lo termina pagando tanto en la vida profesional como en la personal, somos seres humanos y no máquinas, por lo que no podemos mantener por mucho tiempo situaciones de sobrecarga de trabajo, stress, falta de tiempo libre, etc… sin que nos resintamos.

En el desarrollo de software es más práctico llevar motor diesel y tener la capacidad de racionar bien las fuerzas. Uno puede tener la capacidad de correr diez kilómetros a ritmo sin problemas y sin embargo costarle un mundo si gasta en el primer kilómetro la fuerza de los diez.

A veces la vorágine de los proyectos nos lleva a esto y no se tiene la libertad de poder gestionar nuestro ritmo, esto es bastante habitual pero no debería ser una constante, es decir, se pueden tener picos de trabajo, pero el trabajo no debe estar siempre en un pico, si es así la empresa y/o los responsables de los proyectos están cometiendo un grave error, porque desarrolladores cansados y desmotivados por muchas horas que le dediquen al proyecto cada vez van a rendir menos y aunque te salga la jugada bien en un proyecto, hará mella en el futuro.