archivo

Archivos diarios: noviembre 14, 2010

Cuando un sistema se encuentra en producción y empieza a dar problemas, ya sea por un entorno de servidores inestable y/o por deficiencias funcionales y/o de construcción de la propia aplicación es necesario buscar cuanto antes su estabilidad.

De lo contrario tendremos a usuarios cada vez más molestos que interferirán en nuestro trabajo provocando interrupciones y presión, lo que traerá consigo que se tarde más en lograr el objetivo de poner el sistema en unas condiciones, al menos, mínimas para que se pueda trabajar.

El primer objetivo que se tiene que conseguir cuando tenemos un sistema en producción es que los usuarios puedan trabajar con él con una cierta agilidad. Hasta que no se consiga no encontraremos la calma suficiente para ir mejorando progresivamente la aplicación ya que estaremos continuamente apagando fuegos y en muchos casos, los distintos parches que se pongan provocarán nuevos focos, ya que las prisas suelen provocar una menor atención a las pruebas (sobre todo las de regresión).

Una situación de continuos pasos a producción es muy peligrosa para la estabilidad de un sistema y suele dar lugar a frustraciones importantes por parte tanto de los usuarios como de los desarrolladores, los primeros porque no terminan de confiar en un producto que les impide trabajar con normalidad y los segundos porque no terminan de ver resultados a su esfuerzo.

Es importante alcanzar una situación de estabilidad lo antes posible y eso se consigue con cabeza y no con prisas. La tentación es que los problemas sean los que nos dirijan el trabajo porque al fin y al cabo están ahí, los tenemos presentes y nos lo llevamos, en muchas ocasiones, a casa con nosotros. Esta deriva puede solucionar el corto plazo pero si queremos realmente resolver los problemas somos nosotros los que tenemos marcar la estrategia.

Si se tarda en alcanzar la estabilidad el sistema, salvo que esté blindado por la dirección del departamento que lo usa y/o por la alta dirección, su continuidad correrá peligro porque los usuarios tenderán a seguir con su dinámica habitual de trabajo que siempre les parecerá más cómoda hasta que la realidad les pueda demostrar lo contrario.