archivo

Archivos diarios: diciembre 6, 2010

Ideas, conjeturas, sueños, pajas mentales, imaginación, todo eso está muy bien en determinados momentos, hay tiempo para todo, pero a veces hay que concretar y ponerse manos a la obra.

Concretar no es lo mismo que tomar decisiones. Concretar es tomar decisiones llevando a cabo lo que se dice porque las palabras se las lleva el viento y las intenciones se distraen con el paso del tiempo (y no hace falta que pase demasiado).

He asistido y asistiré a muchas reuniones donde se habla de muchas cosas, se dibujan teorías, arreglamos el mundo pero después no se termina haciendo nada y eso es debido a que se gasta toda la energía en expandir nuestro ego en lugar de enfocarla a medidas concretas que podrán dar mayores o menores resultados pero siempre será más que no hacer nada.

Siempre es conveniente enfocar nuestro esfuerzo a acciones concretas. ¡Claro que hay que pensar antes qué es lo que se hace! lo contrario sería ir dando tumbos, pero eso no debe ser excusa para dejar que las palabras se impongan a los hechos.