Desarrollo de software: Sin métricas no eres nadie

Y lo peor de todo es que la mayoría de las empresas de desarrollo de software trabajan sin ellas, solo con algunas (y regular) o no les hacen caso. Este mal no solo afecta a proveedores, también afecta y mucho a los clientes.

Para medir se necesitan métricas, todo lo demás es subjetivo. No hablo de erradicar la subjetividad, pero es necesario que lo objetivo predomine. Lo objetivo siempre va a ser más justo y todas aquellas decisiones que se basen en eso tendrán más posibilidades de tener éxito y de ser mejor aceptadas.

Si tu empresa desarrolla software, se necesita un inventario de todas las peticiones de tareas y reporte de incidencias que desde clientes se realicen a la misma, asociándolas con su correspondiente contrato (si no hay contrato, pues con su correspondiente código de proyecto), planificarlas y hacer un seguimiento hasta que se cierran (habrá algunas, como es lógico que nunca lleguen, por algún motivo, a terminarse). Llegará el día, donde tengas que tirar de esto y si no lo tienes te acordarás, porque estarás a merced de la otra parte.

También es necesario llevar un inventario de las tareas internas que dan lugar a la realización de esas peticiones de tareas e incidencias (es posible que algunas sean de un tamaño lo suficientemente grande o tengan unas características concretas que requieran la participación de más personas), de esta forma tendremos no solo qué tareas se realizan y cuándo (lo que permite conocer además en cuáles se han producido desviaciones o incumplimientos), sino quiénes han participado en ellas. Todo esto además debe estar unido a un sistema donde se registre el tiempo que se imputa a cada tarea.

También serán necesarias tareas relacionadas con la medición de la calidad del software que se desarrolla y a ser posible identificando quiénes aportan codificación con calidad y quiénes no.

A nivel de negocio también se requieren métricas, es decir, qué ofertas se han realizado, a qué concursos se han presentado y cuál ha sido el porcentaje de éxito. A los responsables de cuenta, dado que también realizan tareas comerciales, no hay que pedirles responsabilidades exclusivamente por la rentabilidad de los proyectos, sino también por su capacidad de generar negocio.

De nada sirve tener una maquinaria que te permita obtener un juego rico y preciso de métricas si después no se analizan y no se utilizan como instrumento para la toma de decisiones, ¿por qué pasa esto muchas veces? pues porque las métricas duelen y dan mensajes que muchos no quieren escuchar. No siempre podemos guiarnos por instintos, ya que no siempre vamos a acertar de esa manera.

Si tenemos la posibilidad de tener un sistema de métricas, donde cada una de ellas se vayan consolidando poco a poco y vemos el impacto de las decisiones que se toman en base a ellas, probablemente los resultados que se obtengan con las mismas, mejoren sensiblemente a los que se obtenían antes de su utilización. Además, no solo es cuestión de que se utilicen para esto, ya que en muchos casos será necesario, como se ha comentado anteriormente, para tener una mejor organización en el día a día de trabajo y para conseguir una mejor operativa de funcionamiento.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: