archivo

Archivos diarios: diciembre 15, 2010

Un aspecto muy importante a la hora de elegir una plataforma de firma electrónica que permita la firma en bloque o en lotes de documentos es su rendimiento. Es fundamental que se solicite esta información a los proveedores (y si es posible que lo puedas ver con tus propios ojos), es decir, es conveniente que sepa antes de contratar a la plataforma cuanto tarda aproximadamente en firmar n documentos de un tamaño t con una carga de firmas en el servidor de f y conocer cuánto se tarda para distintos valores de n, t y f (además de saber las características del servidor o servidores sobre el que se han hecho las pruebas).

Ya que buscamos mejorar la productividad de las personas que firman documentos con este tipo de firmas no hay que olvidar que resulta más importante de lo que parece el tiempo que se tardan en procesar la firma de todos esos documentos.

Es importante señalar que tampoco se deben pedir milagros a este tipo de sistemas, es decir, si se quieren firmar 10.000 documentos de 500kb, va a tardar y si no se dispone de una plataforma eficiente y robusta, lo más probable es que en más de una ocasión (y de dos) no se llegue a completar el proceso de firma por colapso del servidor.

Otros aspecto relacionado con el anterior y que también resulta muy importante es lo que carga al servidor la firma de esos documentos. Si lo queremos implantar en una organización donde pueden firmar concurrentemente muchas personas un buen número de documentos, si no tenemos una plataforma eficiente tendremos que montar una infraestructura muy importante para que sostenga este funcionamiento (habrá veces donde no haya más remedio, pero siempre que se pueda ahorrar en ese sentido es importante).

Otras peculiaridades interesantes hay que buscarlas sobre todo en los sistemas de portafirmas electrónico, como por ejemplo la posibilidad de realizar otras tareas en el mismo mientras se firma un conjunto de documentos (avisándote cuando se haya terminado esa tarea), informarte del tiempo aproximado que queda para que se terminen de firmar, etc…

Otra característica a tener en cuenta es la transaccionalidad de la firma en lote o en bloque. Yo soy partidario de que el sistema sea totalmente transaccional, es decir, o se firma todo el conjunto de documentos que envío o no se firma ninguno, esto evita problemas posteriormente tanto a los sistemas clientes (de la plataforma de firma electrónica o del portafirmas) y también a los usuarios, que se encontrarían con documentos firmados dentro de un bloque o de un lote y con otros no. Puede ser un rollo tener que volver a enviar los documentos (no necesariamente el lote deberá ser el mismo), pero a la larga os aseguro que es mejor así.