archivo

Archivos diarios: diciembre 26, 2010

Sobre este asunto generalmente me he encontrado con opiniones que son totalmente distintas a las mías, por tanto comienzo este artículo comentando esto, para que el lector tenga en cuenta que al menos, en mi entorno, la mayoría piensa otra cosa.

Desde mi punto de vista, el equipo encargado del desarrollo de software en una organización debe trabajar con un mismo entorno: misma versión del sistema operativo, mismas versiones de navegadores, mismas versiones de máquinas virtuales Java (como es lógico cada tecnología tendrá sus propias características), mismas versiones de contenedores de servlets y/o servidores de aplicaciones, etc…, de esta forma reducimos considerablemente las incidencias en el desarrollo que sean dependientes de la plataformas o lo que es lo mismo, que una aplicación tenga comportamientos diferentes en función del entorno en el que se ejecuta.

Contra esto están los que piensan que cada desarrollador debe trabajar en el entorno en que se sienta más cómodo y que esas diferencias entre entornos se pueden corregir utilizando los entornos de preentrega de la organización en los que ya se unifican los desarrollos procedentes de diferentes entornos clientes.

Yo soy partidario de que los problemas cuanto antes se corrijan mejor y que cuanto más se espere, más esfuerzo requerirá arreglar posibles defectos.

La unificación de entornos de trabajo tampoco supone la solución definitiva ya que la prueba de fuego se encuentra en la implantación del producto en el cliente, que generalmente es muy dura (sobre todo en las primeras versiones), es decir, en muchos casos hay que hacer adaptaciones para que todo vaya bien en el cliente (también se puede minimizar los riesgos si es posible simular el entorno del cliente en los entornos preentrega de la organización).