Olvidarse del cliente

Si te olvidas del cliente no esperes que él se acuerde de ti. La vida suele funcionar así, tanto das, tanto recibes. Si desarrollas productos o prestas servicios de mala calidad, pensando siempre en la cuenta de resultados, tendrás pan hoy (con mucho sufrimiento, ya que el proyecto será fuente de problemas continuos con el cliente) pero lo más probable es que mañana solo te queden migajas o el recuerdo de esos días de vino y rosas.

Las empresas viven de sus clientes por lo que si no los cuidas te quedas sin combustible, sin capacidad económica para sobrevivir y los castillos vuelven a convertirse en arena. No se puede pensar en hacer rentables los proyectos a costa del cliente, si existen problemas de productividad, de metodología, de gestión o cualquiera de las decenas que puede haber en una organización y que afectan directamente al resultado de los trabajos y al esfuerzo que se emplean en ellos, no se deben repercutir sobre quien te ha contratado un producto o un servicio, sino que si la culpa es tuya, tienes que asumirla y preocuparte por mejorar o arreglar lo que no funciona.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: