archivo

Archivos diarios: marzo 1, 2011

La imaginación muchas veces no tiene fronteras a la hora de definir las funcionalidades de una aplicación y eso es un gran problema. Mejor una aplicación con las funcionalidades justas que otra que haga maravillas pero donde la mayoría no se utilicen.

Cuando un usuario realmente tenga dudas sobre si resulta necesario o no que el nuevo sistema haga tal o cual cosa, es conveniente hacerle ver la complejidad que tendría su implementación y si merece la pena invertir esfuerzo en desarrollar algo que probablemente no se utilice.

También si terminamos de ver claro determinadas utilidades, es aconsejable que se lo comentemos al usuario, lo mismo está escribiendo una carta a los Reyes Magos y es necesario reenfocar la situación o incluso en el caso de que esté siendo lo más objetivo posible, muchas veces resulta útil confrontar opiniones, ya que se perfeccionarán los requisitos y se conseguirá una mayor comprensión de lo que los usuarios pretenden (que no es poco premio).

¿Motivos para eliminar funcionalidades innecesarias? Entre otros:

1) Económicos: Más funcionalidades, más coste.

2) Usabilidad: Cuantas más funcionalidades tiene una aplicación, más compleja resulta para el usuario.

3) Simplificación del desarrollo.