archivo

Archivos diarios: marzo 9, 2011

La Administración no ha sido una excepción en la reducción de presupuestos en los departamentos TIC y esto lo está notando notablemente muchas empresas de desarrollo de software que tenían centrado buena parte de su negocio en este tipo de clientes.

Tal y como comenté en el artículo anterior, la clave es racionalizar presupuestos, es decir, que estos estén a la altura de lo que realmente se necesita y del nivel de servicio exigido. En el caso de la Administración Pública hay, por regla general, margen para ello, ya que en muchos casos las competencias informáticas se encuentran distribuidas, lo que dificulta la implantación de una política común y también se ha contado con presupuestos holgados, sobre todo para proyectos y departamentos considerados estratégicos.

La reducción de presupuestos ha afectado a todos, tanto aquellos que lo tenían ya bastante ajustado como a otros que no. En cualquiera de los dos casos ha obligado a priorizar el gasto y también a maximizar lo que se obtiene por cada euro.

¿Qué impacto tiene esto sobre los proveedores? Muy importante, ya que la reducción ha sido drástica y en poco tiempo, lo que ha provocado que tengan que tomar medidas urgentes para adaptarse a este nuevo entorno. ¿Cuáles son esas medidas? Ajustes de plantillas, diversificación del negocio y mejora de los procesos productivos. Su impacto habrá sido más fuerte o no en función de las políticas que fuera aplicando la organización en los últimos años, por ejemplo, si ya se habían encontrado nuevas fuentes de negocio, ya se tiene recorrido una parte del camino.

Ahora tocar competir con más empresas (la diversificación no es solo buscar nuevos tipos de clientes, sino también en ampliar el ámbito geográfico de búsqueda) y el número de proyectos es menor y con presupuestos más ajustados. Esto obliga a hacer ofertas más competitivas y a intentar hacer los proyectos con el mayor grado de satisfacción posible para el cliente, lo cual no resulta posible sin una mejora de los procesos y en la capacidad de producir resultados.

Que te reduzcan el campo de acción es un gran problema pero todavía lo es más si no eres competitivo, lo mismo en época de bonanza se pudo haber ganado más dinero siendo más eficiente y ahora con esa mejora lo mismo ahora esa reducción de ingresos no lo es tanto. En cualquier caso, no se puede seguir igual si tu entorno cambia, los que se adaptan antes y mejor son los que ganan.