archivo

Archivos diarios: marzo 10, 2011

Siendo congruente con los dos artículos anteriores, todo depende del trabajo a realizar y del nivel de servicio. Si el presupuesto es menor que lo que se necesita, la calidad se verá resentida.

Los presupuestos deben ser siempre acordes a la naturaleza del trabajo y en la medida de lo posible un poco por encima porque siempre van a haber imprevistos. Y, por supuesto, hay que tener en cuenta que el desarrollo de un sistema de información no termina en su implantación y aceptación, sino que después será necesario un mantenimiento.

El problema está en que resulta complicado acertar en los presupuestos y un error importante puede tener un impacto muy significativo en los costes (cuando el presupuesto supera con creces las necesidades, la calidad del producto y los resultados que se obtienen no son proporcionales, ya que todas las partes, cliente y proveedor se relajan) y en el producto, cuando se tira de precios un proyecto, ya sea por culpa del presupuesto o por una oferta a la baja de un proveedor (no hay que echar siempre la culpa al que paga, ya que muchas veces por el simple hecho de hacer negocio, se hacen propuestas imposibles).