archivo

Archivos diarios: marzo 29, 2011

Cuántas preguntas tenemos y cuántas siguen sin respuesta, tanto de hechos pasados como presentes. La vida es así, un universo de esquinas.

Seguiremos buscando respuestas porque el ser humano es así, trata de comprender lo que no entiende, trata de entender lo que no comprende.

Muchas de nuestras respuestas están dentro de nosotros mismos pero también de nosotros nacen todas nuestras preguntas.

No todo el mundo tiene idéntica respuesta para una misma pregunta porque cada uno tiene una percepción distinta de la vida, del mundo, del universo. Precisamente esas características individuales que nos hace diferentes han sido la que ha permitido a nuestra especie evolucionar hasta lo que somos.

Respuestas diferentes no tienen por qué ser contradictorias, todo suma incluso cuando se puede estar equivocado.

Seguiremos lanzando al aire preguntas y el viento no nos traerá la respuesta, pero, ¿qué sería de la vida si realmente encontrásemos la respuesta a todo?.

Este modelo de ciclo de vida supone una variante del que vimos en el artículo anterior que se basaba en cuatro regiones.

La diferencia principal es que se ha querido dar más relevancia a determinadas tareas asignándoles una región específica.

En este caso la división es la siguiente:

– Comunicación con el cliente: Obtención de los objetivos, requisitos y otra información de interés para esta evolución del sistema.

– Planificación: Una vez que se conoce que se conoce a dónde se pretende llegar y desde donde partimos se realiza la estimación de tiempo y recursos.

– Análisis del riesgo: Evaluación de alternativas y selección de la solución.

– Ingeniería: En función de la solución elegida. Se completa el análisis y se realiza el diseño del sistema.

– Construcción y entrega: Comprende la construcción del sistema de información, la realización de las diversas pruebas, la implantación y aceptación del sistema y actividades relacionadas con los usuarios y la puesta en marcha de aplicaciones y nuevas versiones, como por ejemplo, formación, elaboración de manuales, etc…

– Evaluación del cliente: El objetivo debe ser la satisfacción del cliente, de los usuarios. En esta etapa se recoge el feedback del usuario respecto al producto visto de una manera global (no centrándose solo en lo desarrollado en la iteración). Servirá de base para la mejora continua del proceso y del producto y sienta las bases para una posterior versión.

Conceptualmente es muy parecido al modelo original de Boehm, lo que se ha pretendido con esta variante es hacer un mayor hincapié en determinadas tareas que en el modelo original estaban englobadas en tareas de mayor peso. Por otro lado, la definición de más regiones y la división de las etapas propias del desarrollo en dos regiones, permite obtener una mayor precisión en las planificaciones y facilitar el cierre de entregables.