archivo

Archivos diarios: abril 10, 2011

Existen gestores que opinan que el esfuerzo de la organización para conseguir que los empleados sean productivos está ya incluido en el sueldo.

Esto podría ser en aquellos casos donde existe un variable que se pueda obtener mediante la consecución de hitos posibles cuyo logro es medible mediante criterios objetivos. Pero ni siquiera en estas circunstancias está hecho todo el trabajo, ya que después es necesario mantener un entorno productivo.

Sobre esto, lanzo una serie de preguntas y con la respuesta que vosotros mismos les deis, podréis llegar a la conclusión de cuánto hace vuestra organización por mejorar (o mantener) la productividad:

– ¿Conoce cada trabajador cuáles son los objetivos que tiene que cumplir en el ejercicio en curso?.

– ¿Se plantean al trabajador objetivos adicionales como resultado de tareas o trabajos que requieren una especial dedicación y/o que pueden ser críticos o importantes para la organización?.

– ¿Se premia al trabajador por la consecución de esos objetivos?.

– La consecución de objetivos, ¿es medible objetivamente?.

– Trabajadores que tienen un nivel de responsabilidad parecido, ¿tienen un reconocimiento por el cumplimiento de objetivos similar?.

– Un incumplimiento sistemático de objetivos, ¿tiene consecuencias?, ¿tiene consecuencias para unos empleados sí y otros no?.

– ¿Tienen empleados con un nivel de responsabilidad similar unas condiciones laborales similares?, es decir, ¿tienen un sueldo parecido?, ¿tienen una jornada laboral parecida?, ¿tienen el mismo número de picos de trabajo?.