archivo

Archivos diarios: mayo 2, 2011

Un proyecto que no termina de cerrarse es un sumidero por donde no deja de escaparse dinero. Esto a veces es un problemilla y en otras ocasiones puede suponer un riesgo importante para el proveedor.

Lo anterior no debe justificar que se salga corriendo del proyecto, nunca lo debe ser. Salir de un cliente de mala manera puede tener más perjuicio que la pérdida económica, lo intangible muchas veces pesa más que lo que tiene cuerpo.

Los proyectos de desarrollo de software no son fáciles de cerrar porque pese a que trabajamos con unos y ceros, las situaciones no son de un color u otro sino que pueden tener cualquier tonalidad. Difícilmente nos encontraremos con circunstancias donde queda claro quién tiene la razón (independientemente de que alguien lo piense que la tiene).

Cliente y proveedor deben pactar las condiciones del cierre del proyecto, será necesario negociar, a veces serán muy duras, con desgaste, porque cada parte defenderá lo suyo. Incluso puede pasar que las dos partes no terminen satisfechas, pero aunque así sea, si hay negociación no se perderá la confianza o por lo menos el daño no será irreparable, salvo que en la misma se haya perdido el respeto o una de las partes haya abusado de su posición.

Las condiciones pactadas hay que respetarlas, si no es así, es casi peor que si no hubiera habido negociación. Si hay que cambiar algún aspecto, hay que volver a sentarse y cerrar unas nuevas condiciones.

Cliente y proveedor no tienen por qué estarse aguantando indefinidamente, si uno de ellos (o los dos) entienden que no se ha sido justo y que esa injusticia supera sus umbrales de tolerancia, tal vez la mejor solución es que se busquen otras alternativas, otras experiencias, hacer un paréntesis y más adelante analizar si conviene o no volver a intentarlo.

Rick Cook, con la anterior cita a la que hice referencia ya se mostraba muy crítico con los usuarios (en términos generales y en tono de broma), en esta ocasión, desde un punto de vista distinto, les deja otro recadito.

Según Rick Cook: “Las tres cosas más peligrosas del mundo son: un programador con un soldador,
un ingeniero de hardware con un parche de soft­ware y un usuario con una idea”.

No le falta razón, cuando viene a decir que lo mejor es que cada uno se dedique a lo que sabe y también que da miedo cuando viene un usuario con una propuesta. A eso yo añado, que lo que realmente me da miedo es un usuario sin ideas y sin propuestas porque un sistema de información sin usuarios no es nada y sin ellos además no será posible definirlo de forma adecuada (y mira que yo también he sido y soy crítico con los usuarios).

Ha sido liberado el plugin de Chuck Norris para Redmine en su plataforma oficial de plugins.

La funcionalidad es sencilla, en la sección de Overview del proyecto aparece una cita de Chuck Norris y en la parte inferior de la pantalla aparece una imagen del mismo aprobando el proyecto si más del 50% de las peticiones están cerradas y se mostrará contrariado en caso contrario.

No era de extrañar que el amigo Chuck Norris terminase por llegar a esta herramienta de gestión de proyectos que tanto éxito está teniendo, aunque él piense realmente que para gestionar proyectos le baste con una servilleta y un lápiz.

Aquí podéis ver una imagen del plugin ya instalado en Redmine.