archivo

Archivos diarios: mayo 16, 2011

Alistair Cockburn, que fue uno de los firmantes del manifiesto ágil, realizó una escala que tenía como objetivo realizar una clasificación de los proyectos de desarrollo de software en función del grado de formalidad que requerían a lo largo de su ciclo de vida. Esta escala tenía una vocación generalista y, por tanto, no estaba enfocada exclusivamente al desarrollo mediante metodologías ágiles.

El objetivo es poner de manifiesto que todos los proyectos no son iguales y que cada uno de ellos requiere dedicarle un esfuerzo desde el punto de vista metodológico acorde a su naturaleza, con el objetivo de optimizar su coste (y duración).

La clasificación de los proyectos se realiza en función de su tamaño y su criticidad.

Desde el punto de vista del tamaño se le asigna un valor en función del número de personas que participarían en el proceso de desarrollo del proyecto. Por regla general se eligen valores de la siguiente secuencia: 6 (proyectos entre 1 y 6 personas), 20 (proyectos entre 7 y 20 personas), 40 (proyectos entre 21 y 40 personas), 100 (proyectos entre 41 y 100 personas) y 200 (proyectos entre 101 y 200 personas). Esta clasificación por tamaño puede variar y encontrarnos con clasificaciones de la escala Cockburn que utilizan otros valores.

Desde el punto de vista de la criticidad se le asigna una de las siguientes opciones en función del peor de los casos que se pueda producir en el caso de un fallo del sistema:

– L: Pérdida de una vida.
– E: Importante pérdida económica que puede poner en riesgo la continuidad de la organización.
– D: Pérdida económica no significativa.
– C: Pérdida de comodidad.

Para determinar el grado de formalidad se crea una matriz bidimensional:

L6 L20 L40 L100 L200
E6 E20 E40 E100 E200
D6 D20 D40 D100 D200
C6 C20 C40 C100 C200

El grado de formalidad crece conforme nos movemos hacia la derecha y hacia arriba.

¿En qué se traduce la formalidad? Lo que se pretende es determinar la metodología a utilizar, pudiendo existir diferentes metodologías válidas para un par concreto de tamaño y criticidad.