archivo

Archivos diarios: mayo 25, 2011

Muchos de nosotros hemos trabajado en proyectos o en tareas dentro de los mismos de las cuales teníamos serias dudas de su viabilidad y más que probablemente nuestra intuición (que no lo es tanto porque se basa en la naturaleza del trabajo a realizar, en el entorno y en nuestra experiencia) ha acertado en la mayor parte de los casos.

Siempre hay tiempo para perder dinero y tiempo porque cuando lo hacemos estamos desechando otras opciones, tal vez, con mayor probabilidad de éxito o bien le estamos dedicando menos esfuerzo a aquellas tareas en ejecución o ya ejecutadas (y que están en mantenimiento) que marcharían mejor si le dedicásemos más atención.

Hay que perder el miedo a decir que no, a comentar a tus superiores que el proyecto que quieren emprender presenta riesgos que hacen peligrar su viabilidad,, como es lógico exponiendo tus razones para ello. Después si el proyecto no va bien es a ti a quien van a pedir responsabilidades, por lo que lo mejor es que si no lo tienes claro, lo digas.

¿Qué finalmente deciden realizarlo? Pues nada, tenemos jefes y estamos en una organización, por lo que nos tocará intentar hacer el trabajo de la mejor manera posible, pero por lo menos habremos hecho lo que teníamos que hacer, advertir de manera razonada de la existencia de riesgos.