Productividad vacía

Ser productivo no es algo absoluto, como mínimo se trata de realizar por unidad de tiempo de la manera más eficaz posible el trabajo que podemos desarrollar en función de nuestras ganas, conocimiento, experiencia, entorno y naturaleza de la actividad que se realiza. Después si entendemos que progresar en este sentido nos favorece y si las circunstancias personales y profesionales no actúan en contra, iremos incrementando ese umbral.

Sin embargo ser productivo (teniendo en cuenta que la productividad y calidad de la ejecución de la tarea deben ir de la mano) no garantiza que los resultados conseguidos tengan un impacto positivo en la organización.

Estaríamos en estos casos ante una productividad desaprovechada o una productividad vacía. Por eso no solo es importante propiciar un entorno que fomente la productividad de los equipos de trabajo y las productividades individuales dentro de ellos, sino que el enfoque de las tareas que se encomiendan sea el adecuado.

Si sistemáticamente se desaprovecha la productividad no solo se está perdiendo una oportunidad presente sino que se está creando un caldo de cultivo para que el entorno productivo vaya desapareciendo. Cuando empiezan a existir apreturas económicas comienzan a tomarse decisiones, unas más justificadas y acertadas que otras, que por regla general tienden a romper la cohesión de los equipos y a desmotivar al personal.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: