archivo

Archivos diarios: junio 6, 2011

Una de las causas de fracaso más común en la implantación, puesta en marcha y explotación de los sistemas de información es la falsa creencia que los sistemas de información están por encima o resuelven problemas de carácter organizativo.

Si hay problemas de organización, de consolidación o unificación de los procesos difícilmente las va a solucionar un sistema de información, en el mejor de los casos servirá de apoyo (o excusa), pero poco más.

Es muy normal encontrarnos con este tipo de problemas en los sistemas de tramitación de expedientes en los que, por ejemplo, la tramitación de un determinado procedimiento se encuentra delegada en diferentes centros de trabajo, los cuales se encargan de trabajar con los expedientes relacionados con su zona.

Si el procedimiento de tramitación y documentación entre los diferentes centros no es uniforme y no existen unas normas claras y al detalle de que las tareas deben realizarse de una determinada manera, el problema llegará al sistema de información ya que cada cual querrá seguir trabajando como hasta ahora, algo que será incompatible con una aplicación que lo que pretende es homogeneizar procedimientos de trabajo.

Aquellos centros de trabajo que hayan intervenido más directamente en la definición del sistema o que la solución implementada se aproxime más a su forma de trabajar probablemente acogerán la aplicación de mayor agrado, mientras que en el resto el proceso de implantación será más costoso, en otros deficiente, cuando no inexistente.

Un factor de riesgo a analizar cuando se vaya a desarrollar un sistema de información es si el proceso o procesos que se van a informatizar están consolidados en la organización y se trabaja de homogénea (o si la solución a implementar se va a consolidar durante el proceso de desarrollo). Si no existe voluntad de hacerlo o se cree que existe esa homogeneización, pero la realidad es otra, lo mejor es no realizar la aplicación o tener en cuenta este aspecto en las especificaciones del sistema, ya que el mismo requerirá un importante grado de flexibilidad.