Productividad es regularidad

Todo el mundo tiene días malos, donde uno no rinde todo lo que quisiera, en los que no se alcanza ese umbral mínimo de productividad que cada uno tiene como referencia.

A veces no se trata solo de días, pueden ser semanas o en general una mala racha.

No somos robots y la vida no es una línea recta. Nuestra experiencia, nuestra capacidad de control sobre nosotros mismos, nuestro oficio, nuestra resiliencia, nuestro orgullo, nuestras ganas, pueden hacer que nuestro bajón de rendimiento no sea tan acusado y que volvamos en el menor tiempo posible a tener unos niveles de productividad próximos a los que veníamos desempañando.

Como los malos y los buenos momentos, cada uno de ellos con duración variable, vendrán, soy de la opinión que la productividad es también una cuestión de regularidad, en la que nuestra capacidad de sacar trabajo adelante con eficacia no se debe ver afectada por el hecho de tener un mal día, una mala semana o un mal proyecto. Por supuesto que si no alcanzamos objetivos personales o de empresa (sobre todo estos últimos) pueden tener repercusión, pero como la productividad es regularidad, si mantenemos nuestro nivel revertiremos la situación.

1 comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: