archivo

Archivos diarios: junio 12, 2011

La no utilización de metodologías de desarrollo se confunde de manera errónea con el desarrollo ágil. El manifiesto ágil, expone unos principios, los cuales no están ligados a una metodología concreta, pero sí establecen que el proyecto de desarrollo de software se tiene que realizar siguiendo un determinado orden, para alcanzar los objetivos en el mismo.

No es ágil, no pararse a pensar en el problema, en las alternativas de solución, en los riesgos, no tener claras las funcionalidades a desarrollar (o al menos lo suficientemente claras como para poder empezar a trabajar), que cada cual no conozca su rol exacto con el proyecto, que no se defina la forma en la que los usuarios van a participar, en el proyecto, etc…

No es ágil plantear un desarrollo iterativo e incremental, sin un orden, sin definir unos plazos concretos de iteración, sin tener en cuenta la capacidad de trabajo que se puede cubrir en cada evolución, sin tener en cuenta el feedback del usuario.

Entre las metodologías más rígidas, que son válidas para determinados tipos de desarrollo y la ausencia de metodología, hay muchas posibilidades, unas ágiles y otras no. La clave consiste en elegir una que se considere adecuada al proyecto que se va a realizar.