archivo

Archivos diarios: julio 11, 2011

Nadie puede poner en duda el prestigio de Edward Nash Yourdon (más allá del hecho de que fallara sus predicciones sobre las consecuencias del efecto 2000), un profesional que lleva trabajando más de 45 años en el mundo del desarrollo de software, tanto en el ámbito privado como en la investigación universitaria y que ha sido autor o coautor de más de veinticinco libros y quinientos artículos.

Una trayectoria tan larga, lo llevó en un principio al trabajo e investigación en análisis estructurado y más tarde al diseño y programación orientada a objetos. En los últimos años sus trabajos están más orientados a la gestión de proyectos y a las metodologías de desarrollo.

En su libro “Rise & Resurrection of the American Programmer” hace la siguiente reflexión: “Si crees que tu jefe no sabe lo que hace o que tu organización desarrolla una mierda de software de baja calidad que te avergüenza, entonces márchate”.

Os pongo la cita original: “If you think your management doesn’t know what it’s doing or that your organisation turns out low-quality software crap that embarrasses you, then leave.”

Ya hice referencia a este tema en el artículo: “Desarrollo de software. Bob Martin. Artesanía sobre ejecución” en el que indicaba que este autor propuso un quinto principio al manifiesto ágil, que inicialmente se denominaba “Artesanía sobre mierda” y más tarde, para ser más políticamente correcto, se cambió su denominación por “Artesanía sobre ejecución”.

Pensar solo en sacar trabajo adelante sin tener en cuenta en la factura de los desarrollos es uno de los principales males de nuestra profesión y que hace que nuestros proyectos estén generalmente infravalorados. Cuando nos demos cuenta de que la mejora de nuestras condiciones pasa por el desarrollo de software de calidad, probablemente las circunstancias empiecen a cambiar.

Puede parecer que todo vale por ganar contratos en tiempos de crisis (y en tiempos de no crisis). Se tiran los precios, se ofrece lo posible y lo imposible y nada parece lo suficientemente difícil.

¿Qué pasa después? Desgaste y más desgaste, tijeretazos al alcance, la calidad por los suelos y cuando no un montón de código que no se comporta como quiere el usuario.

Los proyectos de desarrollo de software valen lo que valen, todo es optimizable, lo mismo el alcance de los trabajos se adapta a otros desarrollos previos y basta con hacer adaptaciones, todo eso es analizable, ahora bien, cuando lo que se ofrece es a todas luces imposible, lo más probable es que realmente lo sea.

Si no hay dinero para hacer un desarrollo, busca si existe un producto que se ajusta a tus posibilidades, si no hay ni una cosa ni la otra, lo mejor es que se espere a disponer de presupuesto suficiente, siempre será mejor eso que tirar el dinero o invertir una cantidad que se te multiplicará después en tareas de mantenimiento correctivo y evolutivo con una deuda técnica importante.

Este es el sexto artículo que publico con la evolución en el uso de navegadores y sistemas operativos en dos sitios web españoles dirigidos al público general, que tienen un importante número de visitas como para que los resultados obtenidos con las métricas de Google Analytics sean lo suficientemente representativos.

El primer artículo fue publicado el 12 de enero de 2009 y contiene los datos entre el 30/06/2008 y el 31/12/2008. El segundo artículo fue publicado el 22 de julio de 2009 y contiene los datos entre el 01/01/2009 y el 30/06/2009. El tercer artículo fue publicado el 26 de enero de 2010 y contiene los datos entre el 30/06/2009 y el 31/12/2009. El cuarto artículo fue publicado el 31 de julio de 2010 y contiene los datos entre el 01/01/2010 y el 30/06/2010. El quinto artículo fue publicado el 11 de enero de 2011 y contiene los datos entre el 30/06/2010 y el 31/12/2010.

En este artículo, se muestran los resultados recogidos entre el 01/01/2011 y el 30/06/2011 y se comparan con los resultados informados en los cinco artículos anteriores (aparecen entre paréntesis, en orden cronológico de más reciente a menos reciente).

Como conclusiones más significativas, señalar las siguientes:

1) La trayectoria descendente en el uso de Internet Explorer es continua y se sitúa en los seis puntos al semestre. En niveles anuales teniendo en cuenta la trayectoria de períodos precedentes la caída se sitúa entre los diez y los doce puntos. Es muy probable que en las próximas estadísticas que publique Internet Explorer pierda la mayoría absoluta en el uso de los navegadores. En el artículo anterior de hace seis meses, situaba ese momento, en año o año y medio, por lo que las previsiones que marcan la evolución de las estadísticas tienen toda la pinta de cumplirse.

2) La pérdida de cuota de Internet Explorer ha sido provocada sobre todo por el auge de Chrome con un crecimiento semestral entre cuatro y cinco puntos y el aumento en el uso de Safari, con un crecimiento semestral entre un 0’5 y 1 punto. Tanto Firefox como Opera no descienden en porcentaje de uso, pero se encuentra estancado su crecimiento en el último año o año y medio.

3) En cuanto a los sistemas operativos, Windows es el claro dominador y aunque el descenso de este semestre se ha situado entre los 1’2 y 2 puntos (superando la tendencia existente hasta la fecha de disminución entre 0’5 y 1 punto al semestre), sigue siendo una anécdota por la diferencia existente con respeto al resto de navegadores. Mac y los sistemas operativos para terminales móviles no paran de crecer (sobre todo estos últimos que en términos porcentuales constituyen entre el 1’2 y el 2% del total de acceso a los sitios web, lo cual resulta significativo teniendo en cuenta que ambas web no están orientadas para ser accedidas por este tipo de dispositivos). Los sistemas operativos de la familia Linux aunque no terminan de romper con su estancamiento sí que han obtenido en este semestre unos mejores resultados que en los precedentes y habrá que comprobar si en los siguientes se inicia una nueva etapa de crecimiento.

Sitio web 1:

Navegadores.

– Internet Explorer: 57’73% (63’53%) (69’38%) (73’83%) (77′27%) (81′81%)
– Firefox: 25’05% (24’37%) (23’04%) (21’06%) (19′40%) (16′16%)
– Chrome: 13’13% (8’87%) (5’13%) (2’93%) (1′50%) (0′48%)
– Safari: 3’20% (2’54%) (1’79%) (1,45%) (1′13%) (0′87%)
– Opera: 0’39% (0’38%) (0’35%) (0’44%) (0′44%) (0′41%)

Sistema Operativo.

– Windows: 93’65% (94’89%) (95’84%) (96’57%) (96′94%) (97′52%)
– Macintosh: 2’98% (2’55%) (2’12%) (1’83%) (1′65%) (1′37%)
– Linux: 1’95% (1’66%) (1’65%) (1’29%) (1′22%) (1′02%)
– iPhone: 0’52% (0’38%) (0’19%)
– Android: 0’27% (0’09%) (0’03%)
– iPad: 0’26% (0’11%)
– Symbian OS: 0’13% (0’11%) (0’06%)
– BlackBerry OS: 0’07% (0’05%)

Combinación Navegador + Sistema Operativo.

– Internet Explorer + Windows: 57’73% (63’53%) (69’38%) (73’83%) (77′27%) (81′80%)
– Firefox + Windows: (22’47%) (22’14%) (20’87%) (19’19%) (17′61%) (14′69%)
– Chrome + Windows: 12’74% (8’57%) (4’99%) (2’91%) (1′50%)
– Safari + Macintosh: 1’91% (1’58%) (1’27%) (1’07%) (0′92%) (0′72%)
– Firefox + Linux: 1’73% (1’44%) (1’40%) (1’12%) (1′06%) (0′84%)
– Firefox + Macintosh: 0’84% (0’79%)
– Safari + iPhone: 0’48% (0’35%)
– Opera + Windows: 0’35% (0’34%)
– Safari + Windows: 0’26% (0’26%)
– Safari + iPad: 0’25%
– Chrome + Macintosh: 0’21%
– Chrome + Linux: 0’17% (0’17%)

Sitio web 2:

Navegadores.

– Internet Explorer: 52’21% (58%) (62’19%) (69’06%) (72′08%) (74′71%)
– Firefox: 27’22% (27’3%) (27’69%) (24’27%) (23′7%) (22′47%)
– Chrome: 14’37% (10’07%) (6’15%) (3’43%) (1′69%) (0′71%)
– Safari: 4’93% (3’66%) (2’85%) (2’22%) (1′73%) (1′45%)
– Opera: 0’59% (0’51%) (0’69%) (0’67%) (0′54%) (0′43%)

Sistema Operativo.

– Windows: 90’98% (92’97%) (93’57%) (94’93%) (95′58%) (96′3%)
– Macintosh: 4’20% (3’46%) (3’34%) (2’91%) (2′46%) (2′19%)
– Linux: 2’29% (2’12%) (2’50%) (1’68%) (1′66%) (1′34%)
– iPhone: 0’86% (0’59%) (0’28%)
– Android: 0’50% (0’18%) (0’05%)
– iPad: 0’48% (0’24%)
– Symbian OS: 0’21% (0’17%) (0’11%)
– BlackBerry OS: 0’09% (0’06%)

Combinación Navegador + Sistema Operativo.

– Internet Explorer + Windows: (52’20%) (58%) (62’19%) (69’06%) (72′07%) (74′7%)
– Firefox + Windows: 23’89% (24’41%) (24’39%) (21’62%) (21′12%) (20′24%)
– Chrome + Windows: 13’82% (9’68%) (5’93%) (3’4%) (1′69%)
– Safari + Macintosh: 2’75% (2’18%) (2’05%) (1’73%) (1′43%) (1′22%)
– Firefox + Linux: 2’16% (1’79%) (2’14%) (1’47%) (1′55%) (1′23%)
– Firefox + Macintosh: 1’15% (1’09%)
– Safari + iPhone: 0’79% (0’53%)
– Opera + Windows: 0’54% (0’47%)
– Safari + iPad: 0’46%
– Safari + Windows: 0’41% (0’35%)
– Chrome + Macintosh: 0’29%
– Chrome + Linux: 0’27% (0’22%)