archivo

Archivos diarios: agosto 11, 2011

James A. Ward es un emprendedor, consultor y autor americano especialista en dirección de proyectos, calidad del proceso de desarrollo y análisis de procesos y sistemas de negocio.

La calidad del proceso de desarrollo de software es la suma de muchas variables, no solo las tres a la que hace referencia el concepto de crisis del software: satisfacción del usuario, cumplimiento de presupuestos y plazos. Para mi, no existe calidad, por ejemplo, si el software tiene una deuda técnica inferior a unos niveles mínimos acordes a la inversión realizada en el software, a los plazos que han existido y a las contingencias que se han podido producir en el proceso de desarrollo.

Se piensa en muchos casos que la calidad del software está reñida con plazos y costes. Sobre este aspecto James A. Ward realiza la siguiente reflexión: “La calidad es el aliado de la planificación y de los costes, no su adversario. Si tenemos que sacrificar la calidad para cumplir la planificación es porque estamos haciendo el trabajo mal desde el principio”.

Mi opinión es que una empresa de desarrollo de software debe enfocar sus procesos, generadores de código, frameworks y técnicas de codificación a conseguir productos con una calidad que no sea forzada (la que se fuerza es precisamente la que te rompe los esquemas porque ni tu forma de trabajar ni tu personal están preparados para trabajar de esa manera), sino que sea algo natural a conseguir por parte de equipos de trabajo compensados en experiencia y conocimientos. Con esta buena base, aplicando la metodología más adecuada al proyecto y siempre y cuando los plazos y presupuestos sean equilibrados, no tienen porque estar reñidas estas variables.