archivo

Archivos diarios: agosto 14, 2011

Las pruebas de aceptación son aquellas realizadas por los usuarios con carácter previo al paso a producción de una nueva versión del producto. Se trata de pruebas de caja negra en un entorno de preproducción en la que se verifican si las funcionalidades pactadas para la entrega y recogidas en catálogos de requisitos, casos de uso, historias de usuario u otro hito documental, cumplen las expectativas del usuario.

El problema de este tipo de pruebas es que en demasiadas ocasiones los usuarios (o sus jefes) rechazan invertir tiempo suficiente para realizar estas tareas de testing y en otras, los equipos de desarrollo tampoco ponen demasiado interés en ello.

En desarrollos siguiendo metodologías clásicas o en cascada si no se ha hecho participar al usuario en fases posteriores al análisis y no se han hecho ajustes, las pruebas de aceptación servirán para poco porque probablemente, salvo que el desarrollo sea de poco alcance, habrán variado las condiciones iniciales o bien el usuario se encontrará con una implementación que aún respetando los requisitos (que está por ver) será complicado que verifique lo que se imaginaba que iba a hacer el sistema.

Sin embargo en mantenimiento evolutivos o correctivos pequeños, ciclos de vida iterativos incrementales (con sprints de corta duración) o mediante la aplicación de metodologías ágiles, este tipo de pruebas sí que tendrían una gran utilidad porque se evita pasar evoluciones a producción que pueden afectar a un trabajo eficiente de los usuarios con la aplicación.