archivo

Archivos diarios: agosto 22, 2011

Larry Bernstein en la siguiente reflexión hace referencia a una máxima que tenemos que tener en cuenta todos los que nos dedicamos a este negocio (traducción libre): “No automatices procesos de negocio o workflows donde no existe una disciplina. Los ordenadores no pueden resolver lo que los gestores del cliente no pueden”.

Si se intenta desarrollar un sistema de información que automatice algo que procedimentalmente no se está respetando en la actualidad se está tirando el dinero y no porque no se pueda implementar la aplicación, sino porque existe mucho riesgo de que el retorno de la inversión nunca llegue o tarde mucho.

Esto es así porque en la mayoría de los casos será necesario mucho esfuerzo poner la aplicación en marcha, ya que al no existir previamente un procedimiento que se siga con rigor, muchos de los usuarios no sentirán reflejadas sus expectativas en el sistema, ya que habrá cosas que antes hacían de otra forma y con otras herramientas y eso provocará un rechazo por parte de los mismos que, salvo que existan instrucciones muy precisas de los niveles más altos de la organización, hará que pongan muchos obstáculos a la hora de utilizar la aplicación.

Se tendrá una mayor probabilidad de éxito al automatizar procesos de negocio consolidados. Si lo que se quiere es aprovechar el desarrollo del sistema para consolidar un método de trabajo, el riesgo solo disminuye (pero a costa de un mayor coste de desarrollo ya que serán necesarias una mayor cantidad de iteraciones para conseguir una versión del producto satisfactoria) si existe un compromiso por parte de la dirección de la organización en hacer que los usuarios trabajen de la manera en como se va a definir el sistema y eso se debe hacerse cuanto antes.