Archivo

Archivos diarios: noviembre 17, 2011

No todos los días son iguales para cada uno de nosotros y eso, nos afecta. Por tanto, dependiendo del día, nuestro listón de la tolerancia está más arriba o más abajo, de manera que a veces lo ponemos insalvable y otras donde es más fácil pasar por encima que por debajo. Por mucho que tratemos de controlarnos, de ser lo más profesionales posibles, el estado de ánimo, las tensiones que han podido existir a lo largo de la jornada, una mala experiencia reciente con el interlocutor, un exceso de carga de trabajo, terminan por afectarnos.

Cuando tratemos con un cliente, con un proveedor, con un usuario si notamos (y lo haremos sin mucho esfuerzo) que estamos ante uno de esos días del no, lo mejor es replegar filas y que lo que queramos plantear lo hagamos en otra ocasión, donde el viento, por lo menos, no sople en contra. Insistir valdrá para poco y puede ser hasta perjudicial si ocasiona un desgaste con el interlocutor.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 3.198 seguidores