Desarrollo de software. Antipatrón. Organización de cuerda de violín

Estamos ante una organización, departamento o equipo de proyecto que tienen perfectamente asumido los procesos que rigen su gestión pero que no muestra flexibilidad en aquellos casos en los que resulta necesario.

Una gestión orientada a procesos es necesaria. Es la única forma de darle un orden a equipos que trabajan en proyectos diferentes, a personas con objetivos diferentes y en general a un sistema heterogéneo que se vuelve más complejo conforme va creciendo.

Ahora bien, una buena gestión orientada a procesos debe ofrecer en algunos de ellos la posibilidad de que existan diferentes alternativas en función de la naturaleza del proyecto en el que se está trabajando o de la situación en la que nos encontremos y si fuera necesario debería contemplar aquellas situaciones en las que un determinado proceso no tiene por qué seguirse tal cual (después tocará ver si se ha tratado de un hecho aislado o si el proceso requiere ser revisado).

El desarrollo de software debe permitir flexibilidad, ser ágil y debe regirse en un contexto orientado a procesos. El equilibrio entre ambos objetivos permitirá marcar la diferencia a nivel organizativo y tendrá consecuencia positiva tanto en la gestión como en los productos obtenidos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: