Desarrollo de software. La competencia entre proveedores o por qué el grande no tiene por qué comerse al pequeño

La derrota segura es no intentarlo. En eso se basan grandes proveedores de desarrollo de software a la hora de intentar ir hacia la caza de un cliente o de un contrato, en hacerse notar que van a por ese objetivo, para que de esta manera determinada competencia se quite de en medio.

Quien no se presenta a un concurso, quien no intenta conseguir el contrato, seguro que no es rival. Uno menos en quien preocuparse.

Sin embargo, se olvida que la oferta final no la hace la marca, la hace una persona que trabaja para la marca, que sí, que podrá utilizar a su favor los recursos de la empresa para hacer la oferta, sus referencias, etc…, pero independientemente de eso, es ahí donde las fuerzas se igualan, ya que es muy posible que el peso de un proveedor pueda aparecer aplastantemente superior desde fuera, pero seguro que la diferencia entre las personas que están trabajando para conseguir el contrato no conserva esa proporción, es más, incluso es más que probable que las fuerzas estén equilibradas o que incluso tu equipo sea superior al otro.

Si el pez grande siempre se comiera al chico, siempre ganarían los mismos y no es así, tanto en el ámbito público como en el privado. No obstante, estoy seguro que si se perdieran los miedos, que si se trabajase mejor la consecución de un contrato (las grandes tienen equipos dedicados casi expresamente a conseguir negocio, no se podrá competir en cubrir un ámbito tan grande de posibles clientes, pero sí se podrá competir cuando el rango de posibles clientes a abarcar sí sea sostenible con los recursos de tu organización), las grandes lo tendrían todavía más complicado.

Y una vez conseguido un cliente, la clave es fidelizarlo a través de la calidad de los trabajos. De nada sirve haber superado una meta si después te autodescalificas. Por eso, quienes alcanzan clientes a base de unas ofertas imposible en lo económico, terminan perdiendo, porque no solo probablemente tendrán pérdidas en el proyecto, sino que además habrán terminado por perder la confianza del mismo y ya sabemos lo favorable o perjudicial que puede ser el boca a boca en este negocio.

Por tanto, tras la marca, hay personas y las personas som lo más importante en el proceso de desarrollo de software, por lo que ahí se igualan las fuerzas. Los procesos entran en juego una vez conseguido el cliente o el contrato y condicionarán en gran medida el resultado del proyecto y por eso es necesario cuidarlos, porque más importante que conseguir un cliente es conseguir cumplir sus expectativas en el proyecto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: