Desarrollo de software. Guerra de guerrillas

Desarrollar software es muy complicado, no solo por su componente técnico y por el hecho de que errores muy pequeños en el código puedan provocar incidentes graves, sino porque el proyecto se realiza en un contexto en el que interactúan personas, equipos e incluso organizaciones diferentes, cada una con sus objetivos e intereses.

Los proyectos entran en conflicto cuando alguna de las partes decide abandonar el objetivo general del proyecto (satisfacer las expectativas del usuario) para poner por delante sus objetivos individuales (como por ejemplo ganar o no perder dinero en el proyecto, dedicar más atención a otras tareas que entiende más prioritarias, etc…).

Es cierto que a veces se llega a estas situaciones por no respetar las condiciones de partida del proyecto y que eso provoque que una de las partes quiera imponer en un momento dado sus propias reglas. También es posible que desde fuera del ámbito del proyecto, personas o departamentos con un nivel superior en la jerarquía organizativa den instrucciones para que determinados trabajos tengan una mayor prioridad que el que se está realizando en el proyecto.

Pero también lo es que muchas veces se llega a esto por no haber gestionado de manera adecuada tu rol en el proyecto y los recursos que tienes a tu disposición y se llegue a una situación donde para salvar unos resultados pongas en riesgo el propio proyecto.

Es frecuente que este tipo de situaciones de lugar a un enfrentamiento de desgaste, del tipo de la guerra de guerrillas, donde el objetivo no es tanto ganar, como no perder. Para ello, se tiene que llegar a un punto donde al resto de stakeholders no le compense seguir con la situación y tengan que buscar una vía para continuar con el trabajo. A ese extremo se llega tras mucho desgaste.

Y efectivamente, no se ha ganado aunque el resultado parezca indicar que sí, ya que la actuación que ha tenido en el proyecto ha fracasado (independientemente de que se pueda reconducir posteriormente y terminar con un cierto éxito) y el resto de implicados ha perdido su confianza.

¿Qué te queda entonces? Solo el balance económico del proyecto (visión cortoplacista), pero si levantas la vista, en ese campo solo te queda desierto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: