Desarrollo de software. Antipatrón. El viejo gran Duque de York

Este antipatrón recibe el nombre de una canción infantil. Os la pongo tal cual:

Oh, The grand old Duke of York,
He had ten thousand men;
He marched them up to the top of the hill,
And he marched them down again.

And when they were up, they were up,
And when they were down, they were down,
And when they were only half-way up,
They were neither up nor down.

Como podréis ver describe simplemente la acción de subir una colina, para después volverla a bajar. Se considera como una metáfora del esfuerzo invertido de manera gratuita o innecesaria.

No obstante, este antipatrón, aunque en el fondo haga referencia a un esfuerzo de esas características, quiere hacer hincapié sobre todo en una de sus posibles causas.

De igual manera que roles de carácter funcional resultan de mucha utilidad como nexo de unión (que no intermediario) entre usuarios y equipo de proyecto, también es necesario destacar la figura de los arquitectos software y a más bajo nivel los analistas orgánicos.

En el caso de los primeros existe una visión más abstracta del comportamiento funcional del sistema de información y en el de los segundos existe una visión más abstracta de la arquitectura de la aplicación, en ambas situaciones se ve el bosque y no los árboles.

Es frecuente encontrarnos con proyectos donde alguno de los dos perfiles no interviene (cuando no los dos), dejando a los programadores (especialistas en la implementación) prácticamente todas las decisiones a nivel e ejecución de las especificaciones del usuario.

Esto suele provocar (de ahí la analogía con la metáfora de la canción de “El gran viejo Duque de York”) que determinadas decisiones, al tener una visión demasiado a bajo nivel de la aplicación, no busquen la solución más óptima y obligue a hacer esfuerzo de más o incluso a un esfuerzo innecesario.

Por tanto, lo que viene a decir este antipatrón es que equipos de proyecto descompensados entre visiones más abstractas y más concretas pierden productividad.

2 comentarios
  1. Ricardo dijo:

    La de veces que he visto poner a alguien medianamente diestro en programación en el rol de arquitecto o project manager. Así luego salen espantos.

    Es tan burro como coger un albañil y como tiene 10 años de experiencia poniendo ladrillos, promocionarlo a arquitecto.

    • jummp dijo:

      Muchas veces las empresas de desarrollo de software con tal de ahorrar costes utiliza a los programadores como hombres orquesta dentro de un proyecto, lo cual es perjudicial para el desarrollador y para el propio proyecto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: