Desarrollo de software. Cuando Darwin falla hay más crisis del software

La teoría de la evolución deja patente que aquellas especies que mejor y más rápido se adaptan a su entorno son las que sobreviven.

Esta teoría es aplicable también al mundo de los negocios donde el mercado provoca un ecosistema que cambia continuamente, donde la competencia es feroz y que está lleno de incertidumbre.

Supuestamente en un entorno como este solo quedarán aquellos que se hayan adaptado mejor a su funcionamiento y que más flexibilidad presenten ante el continuo cambio. Solo deberían sobrevivir los mejores (no los más grandes, si no que le pregunten a los dinosaurios) ante las circunstancias que vaya marcando el mercado.

En el desarrollo de software debería pasar lo mismo. De hecho está pasando. En la situación actual de crisis muchas organizaciones lo están pasando muy mal y otras están desapareciendo y esto ha sido provocado en gran medida porque en la época de bonanza económica y burbuja del desarrollo de software (provocada especialmente por la modernización de la administración pública) el principal interés ha sido contar el dinero que se ingresaba mensualmente y no la de establecer unas estructuras para la organización que permitiera su crecimiento y evolución.

Alguna que otra vez he hecho referencia a una cita del libro “Cimas y Valles” de Spencer Johnson (del que recomiendo su lectura) que dice lo siguiente: “Las cimas y los valles está conectados. Los errores que cometes en los buenos momentos del presente crean los malos momentos del mañana. Y tus aciertos en los malos momentos del presente crean los buenos momentos del mañana”.

No puedo estar más de acuerdo con Spencer Johnson.

Según Darwin, esas organizaciones que no han sabido adaptarse deberían desaparecer, sin embargo, no es así y eso realmente es una demostración de por qué en nuestro país no conseguimos un nivel de competitividad medianamente decente.

¿Por qué sobreviven? Factores hay muchos, pero uno de ellos es la cultura de la subvención (a lo que se suman otras medidas como la reducción de masa laboral y/o salarial, incremento de la jornada laboral, una mayor austeridad, etc…). Lo que no se logra en los negocios te lo proporcionan las administraciones públicas. Como siempre tienes esa carta bajo la manga que te va a salvar, ¿para qué voy a esforzarme por ser más competitivo? ya vendrán tiempos mejores donde vuelvan los ingresos sin necesidad de tanto esfuerzo como ahora.

La supervivencia de estas organizaciones es un ataque directo a la crisis del software porque son entidades que no han sabido y/o no han querido entender la idea de que lo realmente importante para fidelizar clientes y ganar mercado es la calidad del software, junto a la innovación, además de establecer unos procesos internos que permitan dinamizar el funcionamiento de la organización.

Pese a que en casi todo naufragio hay supervivientes, la coyuntura económica actual junto a la aparición de empresas pequeñas pero muy competitivas debería ser un toque de atención para aquellos que siguen con políticas de desarrollo de software negativas y/o con procesos internos inexistentes o inapropiados y que no terminan de cambiar: o te adaptas (y con ello ayudas a todo el sector y a ti mismo, con un enfoque del desarrollo de software orientado a la calidad que permita dar una vuelta a la consideración que tiene el resto de sectores con nosotros) o desapareces.

1 comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: