archivo

Archivos diarios: enero 15, 2012

Este antipatrón lo tenemos cuando gestores de proyecto o gerentes se centran exclusivamente en que los procesos que orquestan el desarrollo se realizan de manera adecuada sin dedicar tiempo a comprender la naturaleza de los trabajos que se están realizando, de esta forma no pueden evaluar el grado efectivo de avance de un proyecto o tener una comunicación adecuada con el cliente, pudiendo dar lugar a falsas expectativas o a transmitir mensajes que no son acordes con la realidad del proyecto.

Es compatible verificar el cumplimiento de los procesos con tener una cierta información de los objetivos del proyecto, de las contingencias que se están produciendo, de sus posibles riesgos, etc…, es cierto que se necesita bajar a más nivel de detalle, pero de no hacerse así (y es algo que no quita tanto tiempo como parece) no se puede evaluar de manera adecuada cómo van los trabajos y tratar de los mismos con conocimiento de causa con el cliente.

La situación se ve agravada cuando incluso en estas circunstancias, el gestor decide tirar para adelante él solo en conversaciones con directores del área usuaria o del cliente, sin buscar la colaboración de componentes de su equipo que conocen mejor el estado del proyecto, ni que decir tiene que por mucha experiencia que se tenga, lo más normal es que de alguna u otra forma se meta la pata (se acepten responsabilidades o culpas de su equipo de manera injusta, apoye decisiones que no sean las más convenientes para el proyecto, gestione incorrectamente las expectativas, etc…).

Cuando se trabaja en muchos proyectos, este antipatrón puede venir dado de manera casi forzada, pero por poco tiempo que se disponga, en la medida de lo posible es necesario estar informado de qué es lo que se cuece y contar con el apoyo de componentes del equipo cuando sea necesario.

No es mi trabajo, no es mi problema, no es asunto mío, ha sido otro, etc… es otro antipatrón muy frecuente, propio de organizaciones o equipos de trabajo donde no existe una visión del colectivo y donde cada cual vela única y exclusivamente por sus intereses.

De todas formas, es conveniente hacer algunas matizaciones:

– Cuando se hereda un trabajo que proviene de otro o de otros, dentro o fuera de la organización, recomiendo que se realice siempre un análisis objetivo del mismo y se exponga a todos los implicados en el proyecto, de manera que se alineen las expectativas de los stakeholders con la realidad del proyecto (esto no es sencillo porque lo mismo las expectativas que tenían eran muy superiores al estado real de los trabajos (antipatrón “Humo y espejos“) y y tal vez seas un recién llegado al que no conocen).

¿Qué no te creen? Tu ya has hecho lo que tenías que hacer, has establecido un punto de partida y a partir de ahí tienes que seguir trabajando, ¿qué siguen teniendo las expectativas que tenían antes? pues el problema en este caso lo tienen ellos. Por supuesto que te salpicará a ti, pero peor sería no haber avisado y seguir con el mismo discurso hasta al final (antipatrón “El traje nuevo del emperador“).

En conclusión, no estás diciendo que este no sea tu trabajo, sino que estás haciendo ver que este es el estado de lo que me encuentro y a partir de ahí empieza mi labor que pretenderá conseguir los objetivos marcados pero modulados y condicionados por la herencia recibida (estamos para intentar conseguir resultados pero no para hacer milagros).

– Tiene una cierta relación con la matización anterior. Salvo que entiendas que por alguna circunstancia debas hacerlo, no tienes por qué aceptar cargar con responsabilidades que no te corresponden, salvo aquellas que sean motivadas por personas a tu cargo, donde sí que es importante que, salvo actos de evidente negligencia o indisciplina, se de la cara por quienes trabajan contigo, con los que hay que estar para lo bueno y para lo malo y con los que hay que lavar los trapos sucios siempre en casa.

Fuera de estas dos matizaciones, en el ámbito de una organización o de un equipo de proyecto hay que esperar un ambiente colaborativo (en el ámbito organizativo donde se premia la depredación en lugar del win-win entre los empleados, resulta un tanto utópico), a veces podrás echar una mano, en otras ocasiones involucrarte realmente en otra tarea (sería conveniente comunicárselo a tu responsable) y otras veces no podrás, pero por lo menos hay que estar abierto a poder ayudar si es posible, aunque eso suponga hacer tareas que entiendas que no te corresponden, ya sea por encima (siendo programador participando en ciertas tareas de análisis o diseño) o por debajo (siendo programador, colaborando en la carga inicial de datos del sistema).